Hugo França convierte árboles caídos en esculturas y asientos

La Bienal en la agenda grande del diseño nacional
25 septiembre, 2018
Claudia Rébola: La tecnología está para manipularla
29 septiembre, 2018

Hugo França (Brasil)  estará presente en el próximo Congreso Córdoba CiudadDiseño, en el marco de la II Bienal 2018 organizada por ADEC. Compartimos la nota publicada en La Voz del Interior (Córdoba) en la que el diseñador nos cuenta sobre su obra y sus trabajos. 

El municipio de San Pablo (Brasil) ha lanzado un programa de eco-mobiliario municipal. A través de esta iniciativa, los árboles caídos por toda la ciudad por causas naturales se transforman en grandes bancos para ser instalados en espacios públicos. La primera unidad ya ha sido entregada.

El proyecto es el resultado de una alianza entre los servicios municipales y el diseñador Hugo Franca, especialista en esculturas y muebles de madera, que es quien firma el trabajo. El objetivo de la iniciativa es reutilizar los residuos derivados de los árboles caídos, evitando el desperdicio de madera y transformándolos en bancos para zonas públicas, parques y plazas.

La acción pretende también coincidir con el aumento de la oferta de espacios para la convivencia en la ciudad con la difusión de los conceptos ecológicos y artísticos, haciendo del programa un instrumento de educación ambiental.

 

Franca destacó que “no sólo se trata de arte sino también de sensibilizar al público sobre la importancia del proceso de reciclaje, otro de los objetivos del proyecto”

 

Ya se trate de piezas diseñadas para espacios abiertos o cerrados, la idea principal, como el mismo diseñador subraya, es reintegrar la madera descartada a la vida del hombre. Esta es una de las características de la obra del brasileño, quien sólo utiliza madera sobrante, muerta o quemada, que haya sido desechada para su uso comercial.

Fue durante su estancia en Trancoso, Bahía, cuando Franca fue consciente del gran desperdicio que se produce en el proceso de extracción de la madera, factor que influyó en su preocupación por la degradación del medio ambiente y su consiguiente toma de postura en defensa de la sustentabilidad ambiental.

En consecuencia, Franca comenzó a trabajar con restos de pequi (árbol originario de Brasil, también conocido como “nuez souari”) sobreviviente de incendios, que por su propia oleaginosidad es muy resistente al fuego, y del que usa principalmente las raíces. Debido a la dificultad de encontrar residuos de este árbol, Franca ha comenzado a trabajar con otros tipos de madera: la baraúna, el pau-d’arco, la jaqueira y la tata. La búsqueda de la madera adecuada es el primer paso en el proceso de creación, y uno de los que más disfruta este artista brasilero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comprá tu ticket para el Congreso