Claudia Rébola: La tecnología está para manipularla

Hugo França convierte árboles caídos en esculturas y asientos
29 septiembre, 2018
Conquistá el espacio público: “Concurso Legado 2018”
11 octubre, 2018

Claudia Rébola (Argentina)  disertará en el próximo Congreso Córdoba CiudadDiseño, en el marco de la II Bienal 2018 organizada por ADEC. En una entrevista brindada a la plataforma digital UM Central, Claudia narra su experiencia en el mundo del diseño y su forma de entenderlo en la actualidad. 

En tus intereses está desarrollar diseños que sean útiles a la tercera edad ¿Cómo hacerlo?

Ahora tengo muchos proyectos (…). En este caso, estoy haciendo una de Partnership For Innovation (trabajo en conjunto para la innovación) con Hasbro, con la Brown University, con la University of Cincinnati (…). Estamos viendo los casos del gato robótico que Hasbro diseñó y puso en el mercado en 2015 (diseñado para atender los casos de soledad). Estamos tratando de investigar qué podemos hacer a favor de la tercera edad. Es un estudio de tres años. Somos varios grupos haciendo varias cosas.

En este tipo de proyectos empleo más mi sombrero de doctorado, pero hago muchos talleres con mis estudiantes. Por ejemplo: diseñando The future place of aging. How does it look the future place for aging? Do we have to design a multigeneral or intergeneral places that grow with you? (Traducción no oficial: diseñando lugares para envejecer. ¿Cómo lucen los lugares para envejecer? ¿Debemos diseñar lugares multigeneracionales, intergeneracionales que crezcan contigo?). Aquí tengo el sombrero de diseñadora.

 

Mencionaste casos de trabajo con la tercera edad ¿Qué responsabilidad tiene el diseño con este sector de la población?

Es enorme. Las implicaciones actuales con la tercera edad han cambiado. Hace 30 años, Terrence Coran (diseñador) hacía una muestra del estado de diseño para la tercera edad. Fue un catálogo importante, pues se podía ver cómo los diseñadores creaban para un grupo social que estaba estigmatizado.

En un pasado, se trataba más de crear productos prostéticos o asistidos. Es cuando empezamos a entender el tema de Universal Design (diseño universal). Ahora es más complejo: hablamos de economías de la tercera edad, temas sociales, de identidad y el estigma que pesa sobre ellos. 

 

En Estados Unidos y Latinoamérica ¿qué diferencia percibes?

Hay demasiadas. Ahora preparo mi segundo libro. En él, estoy tratando de crear un catálogo de buenas prácticas y en este proceso me estoy agarrando de los index of well living (índices de calidad de vida). Panamá, en Latinoamérica, se lleva el primer puesto en calidad de vida de la tercera de edad. Todo se debe a que hay una gran nutrición social: ellos se sienten felices, pero también debe considerarse la manera en que se relacionan o cómo los trata el gobierno.

Yo voy a Argentina y veo la situación de la tercera edad y me parece triste: la falta de recurso, el maltrato. Luego voy a Estados Unidos, donde hay demasiado recursos. Cuando comparo las culturas, Estados Unidos está con más problemas que Argentina, por más que no tengamos recursos. Lo que pasa es que el nivel social es mucho más impactante.

Hay un elemento fundamental que diferencia las dos culturas. En Estados Unidos está el concepto fuerte que cuando tú te retiras cambian las preposiciones: en vez de ser take care for (cuidar-de) pasa a take care of (cuidar-se). Ese cambio de rol impacta demasiado en las culturas latinas. Mis abuelos nunca terminaron de cuidar de cosas, de hacerse cargo de.

 

Decías que antes, había un interés en el diseño por un ámbito más asistido y ahora, es mucho más amplio el pensamiento del diseño ¿a qué se debe ese cambio?

A muchos casos. Primero, la longevidad ha aumentado, la mortalidad se ha reducido. Además, hoy por hoy, la gente de la tercera edad no es pasiva: es inquisitiva. El problema es que las infraestructuras no están preparadas para recibir a esas personas. Es ahí donde veo que el diseño tiene la mejor oportunidad para impactar las economías, las estructuras.

 

Entre tus intereses también está el de “humanizar la tecnología” ¿De qué manera? 

De muchas formas. Tener una relación muy estrecha con las personas con que diseñás; haciéndolos parte del proceso, haces que el diseño emerja como un proceso humano. La calidad del diseño, la humanización se da cuando vemos estos errores, cuando no se ven perfectos.

 

 ¿Así que humanizarlos es evidenciar los errores que puedan llegar a tener?

Sí… también está la otra técnica de partnership (trabajo en conjunto), con quién diseñas y para quién. Así, vemos que el diseño es de humanos.

 

¿Consideras que el diseño deba hallar una nueva ruta en este ámbito de transformaciones?

Sí. El diseño debe hallar una nueva credencial. Hemos dejado que mucho de las ciencias y las tecnologías ingrese. Y nosotros la hemos aceptado con una automation (automatización), de una manera sin crítica.

En este Festival quería dejar una semilla para preguntar ¿podemos tomar a la tercera edad como inspiración para ver cómo estamos diseñando hoy por hoy? ¿Debemos pensar en unos nuevos principios de good design (buenos diseños) pensados desde la tercera edad? ¿Cómo serían?

 

En Colombia, y no sé si en otros países latinos, hemos infantilizado a la tercera edad…

Claudia interrumpe, con argumentos:

Ese era uno de los principios que proponía: agency (vejez). No podemos seguir tratándoles a ellos y la tecnología como algo de botar. Cuando hago mis clases desde centros de retiro creo partnerships, los incluyo y todos participamos del proceso.

 

Hasta donde veo, tienes una postura positiva respecto a la tecnología y sus usos 

Yo creo que la tecnología está para manipularla. No lo veo como algo negativo sino como una oportunidad, dependiendo de cómo la usemos.

 

En estos términos ¿se debería poner límite a la tecnología?

No.

Me mira y pregunta “¿por qué razón lo haría?”. El rol se cambia. Yo paso a ser interpelado. Respondo: lo digo por la visión distópica de la tecnología consumiéndonos.

 

¿Deberíamos poner una barrera?

Para mí, no (…). Pienso que hemos adoptado sin crítica a la tecnología y creo que debemos diseñar más para humanizar. Veo la tecnología como la posibilidad de hacernos súper humanos. Es descubrir nuevas habilidades. Pero sí tenés razón, hay cosas fuera de control. Veo la tecnología como una living entity (entidad viviente), con cosas negativas, cosas positivas. Las tecnologías son extensiones de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comprá tus tickets para el Congreso